Alberto Durero (1471-1528)

¿Quién era Alberto Durero?

Pintor precoz y grabador de excepción, Alberto Durero (1471-1528) fue una figura destacada del renacimiento alemán. Su obra universal, que ya en vida fue reconocida y admirada en toda Europa, impuso la impronta del artista moderno al unir la reflexión teórica con la transición decisiva entre la práctica medieval y el idealismo renacentista.

Autorretrato – Alberto Durero

Alberto Durero (Albert Dürer) fue el primer artista de la historia que dejó una serie de autorretratos (el más temprano a los 13  años, un asombroso dibujo realizado con punta de plata), y también el primero que dejó un importante legado escrito: una crónica de su familia, un diario y un corpus de correspondencia personal, así como libros sobre teoría artística. Hijo de un orfebre, Alberto Durero muy pronto rompió con lo que hasta entonces era la práctica del grabado. Realizó numerosos viajes, primero a Flandes, en 1490, y luego a Italia, en 1495 y entre 1505 y 1507. Estos desplazamientos le permitieron enriquecer su repertorio y revelaron su capacidad de integrar nuevas formas y su interés por los paisajes y colores de Italia.

Biografía de Alberto Durero

Durante su estancia en Flandes, Durero tuvo ocasión de conocer a Lucas de Leyden, a Joachim Patinir ya Martin Schongauer. Ello le permitió profundizar su gusto por el detalle, la miniatura y la rigurosidad en la representación del espacio, que mezclaba el efecto de masa con la caracterización acabada de cada elemento. Durante sus viajes por Italia, Durero se apasionó por el trabajo de los grandes maestros, especialmente de Giovanni Bellini y Andrea Mantegna, y también tomó lecciones de anatomía con Leon Battista Alberti.

Los conocimientos adquiridos en Venecia le permitieron matizar la paleta de sus obras, lo que le hizo inclinarse por los camafeos y los colores degradados antes que por la policromía irregular del gótico internacional. Su obra alcanzó la síntesis entre el sistema naturalista de la representación italiana y el meticuloso lenguaje plástico del norte de Europa.

Durero y el Humanismo vigente en Europa

Durero comprendió rápidamente la necesidad de adquirir un conocimiento racional de la producción artística. Esta voluntad de teorizar se debió probablemente a su compromiso con la reforma luterana. En su diario, de igual modo que un cronista, rendía cuentas de sus hechos y de sus gestos. Durante su estancia en Basilea se integró al grupo humanista de la ciudad y se relacionó con pensadores como Amerbach y editores como Koberger.

Al final de su vida publicó numerosos tratados, siempre acompañados por grabados, en los que intentó sistematizar sus observaciones. Su «Tratado de las proporciones del cuerpo humano» (1528) alcanzó un gran éxito y fue traducido y reeditado en numerosas ocasiones. Basados en una visión matemática del mundo que conforma una serie de cánones, las tablas cifradas y los grabados explicativos de esta obra codificaron las proporciones del cuerpo humano según edad, corpulencia y sexo. De esta forma, Durero estableció como punto central de su trabajo la exactitud en la representación de la anatomía.

Pintura renacentista - Adán y Eva - Alberto Durero
Eva Tentada por la Serpiente – Alberto Durero

Otros pintores renacentistas importantes fueron el alemán Grien, Hans Holbein, Albrecht Altdorfer o Lucas Cranach el viejo (1472-1553); fue este último la figura dominante del periodo, junto con Durero. Debido a sus cuadros profanos, que representan desnudos femeninos en escenas mitológicas y que fueron los primeros en la pintura alemana, Cranach se considera el más célebre pintor.

El ideal anatómico propuesto con estas siluetas gráciles, delimitadas por un trazo preciso, evidenciaba cierto apego al gótico, pero más allá de estas influencias, dotó a la figura femenina de una belleza sensual y perversa, definiendo un canon característico del artista.

Algunas Obras de Durero

Deja una respuesta